domingo, 28 de agosto de 2011

La música

No he tenido la oportunidad de disfrutar de la MÚSICA. Para mi eran ruidos... más o menos agradables.
Siempre me había hechizado el Bolero de Ravel, y no sabía porqué. Mi hijo Pedro, mientras la escuchábamos en el coche, me iluminó: "Papá, cada vez entra un instrumento nuevo... y este es el...". ¡Una maravilla!.
De repente entendí y asimilé esa pieza musical. Mi favorita.

1 comentario: