martes, 30 de agosto de 2011

Vivencias con mis estudios

"Algo malo debe tener el trabajo porque si no, los ricos lo habrían acaparado."
Mario Moreno – Cantinflas
Aprender un oficio.
Es la salida que le dieron a mi padre. Y para aprender un oficio, entré en la “Escuela de Formación”.
Cuando observaron mi sordera, desde el primer día, usaron el sentido común: me sentaron en primera fila. Me preguntaban si tenía dudas… me ayudaban con ellas, sobre todo si era por no oír bien la explicación… ¡sólo necesitaba eso!.
Cinco años dándole a la escuadra y cartabón, usando el tiralíneas y el “Graphos”, rotulando todos los estilos de letras conocidos, delineando pieza a pieza un motor o los planos completos de una vivienda. Unas pocas horas de materias comunes completaban el curso.
Los profesores, eran personas antes que docentes. Amigos que aconsejan mientras enseñan.
Bonifacio Ngma y Jose Oña

En esta casa, me relacioné con “el pueblo llano”, incluso de la antigua colonia española de Guinea Ecuatorial.
Algunos venían de familias en la pobreza más extrema. No sabían apenas, leer y escribir. Con el internado en el Instituto, tuvieron la oportunidad de aprender un oficio y sobre todo, formarse.
Aunque fuese como obreros y mano de obra de empresarios. Era lo que había. Torno, fresa, ebanistería, fundición, instalaciones eléctricas, delineación…
¡Una experiencia de vida!.
Bueno, se llamaba “Francisco Franco”, pero nadie la conocía por ese nombre. Era la “Escuela de Información”.
No sentí la política de esa época. Algunos profesores, muy falangistas, eran los menos y pasaban desapercibidos.
José Solis y José Oña
Conocí la OJE. La organización del régimen. Pero me lo pasé muy bien en sus campamentos, donde no se hablaba de política (¿o será que no les oía?). Viajé con ellos a Galicia, donde me inicié en el tiro con arco. Me condecoraron y todo, pero nadie me quita lo bueno. Y si el uniforme era falangista y la falange era fascista… ¡ni idea!. Ahora desde la distancia, es lo más inocuo que he conocido en adiestramiento doctrinario. Al menos en Almería.
Oficialía y Maestría en Delineación. Fueron los títulos que obtuve. Y con muy buenas notas (¡que se enteren los hermanos salesianos!).
Pero yo seguía… cambian las cosas y se dan vías a la universidad para el hijo del obrero. Encontré la oportunidad de seguir….

Y otro día os cuento...

9 comentarios:

  1. Quien te ha visto y quien te ve, tu falangista.

    ResponderEliminar
  2. Nadie me quita lo bien que lo pasé...
    Pero ya sabes que mi corazón está a la izquierda y es rojo... de familia.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Cuanto me alegro de que te lo pasaras bien, algunos seguimos aun en ello, transmitiendo Valores a los jóvenes y devolviendo algo de lo que aprendimos y nos formaron como personas. Tampoco estamos "marcados" en lo político, o lo hicieron muy mal o fracasaron en el intento, coincido contigo.
      Queremos retomar la actividad de tiro con arco, y tu experiencia es inestimable para nosotros. Quizás podíamos colaborar y beneficiarnos mutuamente. Ponte en contacto conmigo: ojeandalucia@gmail.com
      Saludos. Nino

      Eliminar
  3. Gracias Paco... ya me tenía frito el temita de los comentarios.

    ResponderEliminar
  4. Un cordial saludo:
    Tantas veces como pensé que estaba equivocado, las mismas me dicen que fue un acierto. A los que piensan que el azul mahón me quedó marcado en el cuerpo, sólo afirmo una existencia: yo supe que es ser amigo, ser sincero, ser honesto, y por ello, tan simple, valiendo y sirviendo, descubro hoy, en esta falsedad ideológica a los mentirosos nadas más verlos...

    Quizá hice una promesa con la boca grande, pero años después compruebo que algunos dicen querer al pueblo con la boca pequeña, porque sólo soy un VOTO, una papeleta para su caricatura.

    Yo fui de OJE. Yo estube allí, en la noche cuando amaneció la democracia... Gracias y un cordial saludo.

    José Javier Díez.

    ResponderEliminar
  5. Hombre , Bertolt Brecht ese burgués que cuando cayó la RDA fue a refugiarse bajo los pantalones de Pinochet...

    Asco de pijoprogres y desagradecidos. Etaréis orgullosos de la basura de país descompuesto, arruinado , roto y absurdo que nos habéis dejado a los jóvenes con vuestra complacencia electoral y vuestra inconsciencia.

    ResponderEliminar
  6. Enhorabuena por tu sinceriodad en relación a tu pertenencia a la OJE.
    No te conozco de nada, pero pareces honrado.
    Yo estoy orgulloso de haber pasado por esa organización. Aprendimos algo que hoy flaquea: Valores !!

    ResponderEliminar